relatos podcast
 inicio  nuevo relato  relatos  podcast  noticias  contactar  FAQ
 Suscripciones por RSS
podcast
Agregar a iTunes
 Relatos Nuevos

ver todos los relatos

Título Votos
relatos no valorado
podcast no valorado
relatos no valorado
podcast no valorado
relatos no valorado
 RACESRANK: runner, ayuda a otros corredores y a los organizadores de carreeras
 Licencia

Licencia de Creative Commons
aviso legal

relatame está desarrollado y mantenido por Alvaro Morala e Inés Adelaida Hidalgo (contactar)
política de privacidad

El hombre que contaba historias


inicio relato -  relato completo -  versionear relato -  continuar relato

cap. 1 - El hombre que contaba historias


| Cap. 2 >>   crear final alternativo -  votar:

  Esta es la historia de un cuenta-cuentos que tardó en encontrar su identidad.

autor: Javier Romero 
email: shadow(arroba)lobocom(punto)es 
url: http://www.fjromero.com 
fecha: 08/03/2006 
valoración: 5.1   lecturas: 4612
escuchar:                                                   pon voz a este capítulo
 Shadow y Relatame - 19/03/2006
  comentario del autor: vuelve.... vuelve
Hoy me apetece contaros un cuento. Aunque han pasado muchos años, recuerdo perfectamente cómo ocurrió.
Conocí a un hombre; sí, era un poco raro, pero era un buen tipo. Tenía muchas cosas que contar, así que todas las noches salía de su casa, buscaba el mismo rincón en el bosque y se dedicaba a hablar.
Al principio, pocos animales le hicieron caso. Casi todos dormían, y realmente no entendían lo que decía, así que muchos de ellos se cansaban y se iban.
Sin embargo, algunos se quedaron, y les gustaba lo que escuchaban. Incluso, cuando regresaban a sus hogares, lo comentaban con sus familiares y amigos, y poco a poco el círculo de oyentes fue ampliándose.
El hombre creía en lo que contaba, y lo enseñaba con pasión y con la confianza que le daba el saber que los animales se acercaban todas las noches a escucharle.
Mas no era feliz; deseaba ver mundo, ya que sus cansados ojos no conocían exóticos lugares ni inhóspitos parajes.
Un día lo decidió, se despidió de sus amigos los animales y se alejó por el camino que, como alguien le había confesado, le mostraría los sueños deseados.
No voy a contar aquí las innumerables aventuras que vivió, tal vez las cuente él mismo en un libro si algún día encuentra un papel y una pluma a su medida. Según relata una y otra vez, se enamoró de criaturas fantásticas, forjó batallas perdidas en favor del honor, recibió conocimientos que nunca antes había pensado que existían, multiplicó sus esfuerzos para aparecer en mil sitios a la vez...
Seguía sin ser feliz. Sus sentidos trabajaban sin descanso buscando experiencias gratificantes, y las encontró, pero su corazón sólo tenía cobijo para los animalitos que escuchaban sus antiguas y oxidadas historias.
El hombre volvió a su hogar, y la primera noche salió de su casa y se acercó al rincón del bosque con dudas y con miedo. Seguro que no iba a ser igual.
No fue igual, era imposible que lo fuera. Pero de los animales que se reunían cada noche, amigos nuevos y antiguos, nadie me supo decir si ahora lo pasan mejor o peor que antes.

Comentarios


comentar capítulo