relatos podcast
 inicio  nuevo relato  relatos  podcast  noticias  contactar  FAQ
 Suscripciones por RSS
podcast
Agregar a iTunes
 Relatos Nuevos

ver todos los relatos

Título Votos
relatos no valorado
podcast no valorado
relatos no valorado
podcast no valorado
relatos no valorado
 RACESRANK: runner, ayuda a otros corredores y a los organizadores de carreeras
 Licencia

Licencia de Creative Commons
aviso legal

relatame está desarrollado y mantenido por Alvaro Morala e Inés Adelaida Hidalgo (contactar)
política de privacidad

Esposas 1


inicio relato -  relato completo -  versionear relato -  continuar relato

cap. 1 - Esposas 1


| Cap. 2 >>   crear final alternativo -  votar:

  ...

autor: SuperPatxi 
email: elairedecolores(arroba)gmail(punto)com 
fecha: 19/03/2006 
valoración: 6.0   lecturas: 4614
escuchar:                                                   pon voz a este capítulo
 SuperPatxi - 19/03/2006
  Contacto: elairecolores(arroba)gmail(punto)com -
  comentario del autor:
Pese a ser mujer, la frente le sudaba. Ante el notario había que disimular la maldad que contenía, aunque el hijo de puta de su esposo se había merecido la muerte y algo más.

Cháchara inicial. Pasemos a la parte económica del testamento, le tocaba un buen pellizco, que sintió entre sus piernas. Era el pene del notario.

Nota mental: este iba a ser el siguiente en caer.

Mientras él se subía los pantalones dijo:

Bueno, a parte del millón de libras, de las rentas y de los derechos de explotación de las obras, hay una última parte que la ley me obliga a leerte: Las disposiciones de última voluntad del fenecido.

Te leo: "Será condición que en caso de incumplirse implicará la devolución de todo lo recibido, y dado que tras el infeliz fallecimiento de mi hijo mi esposa es la única beneficiaria de la herencia,

como digo, será condición que la misma continúe habitando en el domicilio familiar con la siguiente condición: que en la cocina leyendo el periódico, subiendo las escaleras, durmiendo en la cama y sentado en mi piano blanco como cantando.
En estos lugares deberá mi esposa Yoko Ono instalar réplicas de mi estatua, tal y como está en el Museo Británico de Cera.

Imagine all the people

Comentarios


comentar capítulo
Ché, que boludo. Me encanta, tan, como diría, tan sugestivo.
Espero que sigas el relato.
De aquí al Pulitzer.
Dios te bendiga, manero.
Autor: saint beuve  Email:   url:   fecha: 20/03/2006