relatos podcast
 inicio  nuevo relato  relatos  podcast  noticias  contactar  FAQ
 Suscripciones por RSS
podcast
Agregar a iTunes
 Relatos Nuevos

ver todos los relatos

Título Votos
relatos no valorado
podcast no valorado
relatos no valorado
podcast no valorado
relatos no valorado
 RACESRANK: runner, ayuda a otros corredores y a los organizadores de carreeras
 Licencia

Licencia de Creative Commons
aviso legal

relatame está desarrollado y mantenido por Alvaro Morala e Inés Adelaida Hidalgo (contactar)
política de privacidad

La huida virtual


inicio relato -  relato completo -  versionear relato -  continuar relato

cap. 1 - capítulo I


| Cap. 2 >>   crear final alternativo -  votar:

  Julius sale a pasear y encuentra algo.

autor: Fredric Brown 
fecha: 14/04/2006 
valoración: 6.5   lecturas: 4616
final alternativo:
XYXusgWtITm
CvCcrTNYeGkSrVku
escuchar:                                                   pon voz a este capítulo
 ELTIORIP - 09/05/2006
  Contacto: eltiorip(arroba)hotmail(punto)com -
  comentario del autor:
Vaya por Dios, pensó Julius, nunca había visto una cosa parecida.
Delante de él, junto a la casa del vecino, un perro al que le faltaban las dos patas traseras hurgaba en el cubo de la basura.
Julius tenía una resaca horrible, así que cuando perdió de vista al perro creyó que todo eran imaginacione suyas.
Siguió paseando.
Dos hombres, con pasamontañas, salían corriendo de una tiena de ultramarinos; el primero de ellos llevaba una bolsa negra, como de basura, en su mano izquierda; el segundo portaba una pistola, que dispara al aire sin mucha convicción.
Por segunda vez había visto una bolsa de basura.
Anonadado, siguió con su paseo.
Walser tenía paseos más románticos, pensó.
Giró la esquina de la manzana de las casas y cruzó dirección al Parque Central. Una vez allí, se sentó en una banco y cerró los ojos. Cuando los abrió, fijo su vista en la laguna, donde los patos picaban el pan que le lanzaban los niños. Algo hizo que su mirada se desviase hacia el embarcadero. Allí, flotando, habia una bolsa negra. como de basura. El volumen le hizo sospechar, así que se levantó del banco y lentamente acudió al embarcadero, donde no había nadie. Con ayuda de una rama acercó la bolsa. Pesaba bastante, así que tuvo que emplear toda su fuerza y habilidad en sacarla a la superficie. Una vez en tierra, temblando, la abrió. Orejas, joder, la bolsa estaba llena de orejas de niño.
Entonces oyó la sirena de un coche policial.

Comentarios


comentar capítulo
Huy, que intriga. Es esplendido. Un diez para el escritor. Demostenes.
Autor: anónimo  Email:   url:   fecha: 07/05/2006