relatos podcast
 inicio  nuevo relato  relatos  podcast  noticias  contactar  FAQ
 Suscripciones por RSS
podcast
Agregar a iTunes
 Relatos Nuevos

ver todos los relatos

Título Votos
relatos no valorado
podcast no valorado
relatos no valorado
podcast no valorado
relatos no valorado
 RACESRANK: runner, ayuda a otros corredores y a los organizadores de carreeras
 Licencia

Licencia de Creative Commons
aviso legal

relatame está desarrollado y mantenido por Alvaro Morala e Inés Adelaida Hidalgo (contactar)
política de privacidad

Pabro y Pebro


inicio relato -  relato completo -  versionear relato -  continuar relato

cap. 2 - Espasmos de placer descontrolados...


 << Cap. 1 |    | Cap. 3 >>   crear final alternativo -  votar:

  Cómo Pebro reacciona y se estremece tras los hechos que acaecen...

autor: Pabro 
fecha: 06/05/2005 
valoración: 4.4   lecturas: 4609
escuchar:                                                   pon voz a este capítulo
 Towanda y Relatame relatos podcast y literatura - 10/10/2005
  Contacto: - http://www.relatame.com
  comentario del autor: El tema de fondo es 'Carolan's Concerto' por 'Da Camera', el cual está disponible en magnatune.com
Y aconteció que Pebro guardaba una sorpresa bajo el brazo. Pabro, sin darse cuenta de lo que sucedía esbozó una sonrisa, y se dejó llevar por los sucesos que se desencadenaban uno tras otro.

En un rápido movimiento, Pebro utilizó toda su agilidad felina para desenvolver el pequeño paquete que escondía entre las manos, quedando al descubierto un pequeño pepino de mar.

Pabro, con su cara desencajada mostrando signos de incontrolable incredulidad, temblaba. Apenas podía creerse lo que su amigo tenía entre las manos, pues era poco menos que un tesoro para los entendidos en el Mare Nostrum.

Aquel pepino de mar o Holoturia Marina, era el más bello ejemplar jamás vislumbrado por el hombre. Aunque no se le atribuían propiedades mágicas, una leyenda griega explicaba que aquel que poseyera un pepino de mar en su cama, adquiriría el poder de respirar bajo el agua.

Pebro conocía muy bien la admiración de Pabro por el mar y todo lo que en él acontece, así que consultó en todo tipo de libros (realmente lo hizo en el viejo recetario de la cocina) y encontró (o más bien su mente enferma alumbró) esta leyenda.

Comentarios


comentar capítulo