relatos podcast
 inicio  nuevo relato  relatos  podcast  noticias  contactar  FAQ
 Suscripciones por RSS
podcast
Agregar a iTunes
 Relatos Nuevos

ver todos los relatos

Título Votos
relatos no valorado
podcast no valorado
relatos no valorado
podcast no valorado
relatos no valorado
 RACESRANK: runner, ayuda a otros corredores y a los organizadores de carreeras
 Licencia

Licencia de Creative Commons
aviso legal

relatame está desarrollado y mantenido por Alvaro Morala e Inés Adelaida Hidalgo (contactar)
política de privacidad

Pabro y Pebro


inicio relato -  relato completo -  versionear relato -  continuar relato

cap. 3 - - Pero si no se nadar!


 << Cap. 2 |    | Cap. 4 >>   crear final alternativo -  votar:

  Lo que tenía que ser motivo de felicidad, se convirtió en el desencadenante de una feroz discusión...

autor: Pebro 
fecha: 06/05/2005 
valoración: 5.6   lecturas: 4609
escuchar:                                                   pon voz a este capítulo
 Towanda y Relatame relatos podcast y literatura - 17/10/2005
  Contacto: - http://www.relatame.com
  comentario del autor: El tema de fondo es 'Carolan's Farewell to Music' por 'Da Camera', el cual está disponible en magnatune.com
- Pero qué es esto Pebro? exclamó Pabro.

- Es un pepino de Mar, cuenta la leyenda que...

- Conozco muy bien la leyenda! gritó Pabro interrumpiendo las palabras de Pebro.

Pebro quedó paralizado.

- Sabes tan bien como yo que no se nadar! Esto se trata de otra de tus bormas! crees que porque duerma con un pepino debajo del brazo me despertaré sabiendo nadar?

- Pero Pabro yo...

Pablo cogió el pepino de mar y lo lanzó contra la pared, provocando un desagradable sonido, parecido al de un caracol cuando es abatido.

- Pero que putas haces? le replicó Pebro.

Pebro, en un ataque de rabia, abofeteó a Pabro. Aquel hecho de Pabro había disgustado notablemente a Pebro, quien con toda su buena intención había regalado aquel pepino de mar.

Pebro siguió abofeteando a Pabro una y otra vez, Pabro parecía inmune a los manotazos. Pebro se ensañó tanto que tuvo que para por agotamiento. Pabro le miró fijamente, parecía, que nada había ocurrido.

Pabro estaba ya muy acostunbrado a las palizas que diariamente le propinaban.

Pero aquella paliza tendría algo de especial, algo que cambiaría sus vidas...




Comentarios


comentar capítulo